9 abril
Escrito por Luis Navarro

Esta semana ha salido a la venta “Adiós, Princesa”, el libro en el que David Rocasolano, primo de Letizia Ortiz, cuenta con todo lujo de detalles los ‘trapos sucios’ que su prima había intentado tapar desde su enlace con el monarca, así como los diferentes descaros que la Familia Real ha hecho a su familia.

La Princesa de Asturias afronta una nueva traición por parte de un miembro de su familia, si bien este caso se trata de un golpe muy directo. Su nuevo ‘enemigo’ se llama David Rocasolano y es su primo hermano por parte de madre, que además de haber sido su abogado en el pasado, el mismo que le tramitó el divorcio de su primer marido Alonso Guerrero, fue su confidente y el hombre al que encomendaba llevar a cabo los trabajos más desagradables, como destruir las pruebas de un hipotético aborto.

“Adiós, Princesa” detalla varios episodios e intimidades que la futura reina de España habría intentado ocultar, y que de confirmarse la pondrían en una situación muy complicada.

Tal y como explica el propio escritor en su libro: “’Adiós, Princesa’ es la historia del choque de un gran tren expreso, los borbones, contra una modesta caravana de gitanos, los Ortiz-Rocasolano. Nos han arrollado y ni siquiera se han preocupado de mirar hacia atrás. Érika está muerta y los demás nos hemos quedado solos y mutilados. Por eso escribo esto. Sé que la historia no tiene vuelta atrás. Pero esa historia, hasta ahora, solo ha sido contada de arriba abajo, con todo su glamur y su mentira. Ahora yo voy a contarla de abajo arriba. Desde lo que queda de aquella caravana destruida de gitanos. Advierto desde ya: no es una historia alegre”.

Uno de los temas más polémicos y desconocidos para la sociedad que se nombran en el libro es el de un posible aborto por parte de la Princesa de Asturias antes de su enlace con el Príncipe Felipe. Como prueba, además de en su testimonio, el abogado presenta tres facturas de la Clínica Dator de Madrid, extendidas a su nombre y reproducidas en el libro. Las dos primeras incurren un coste de 30 euros cada una en concepto de “determinación gestacional mediante ecografía”; a lo que se les suma una tercera en concepto de “I.V.E.-Interrupción Voluntaria del Embarazo- Anestesia local”, con un coste de 240 euros.

Tal y como asegura en su libro, el propio David Rocasolano sería el que se habría encargado de destruir los papeles de este episodio, “por el miedo del Príncipe a que se filtrara la información al Rey”, explican desde el portal ‘Vanitatis’. Sobre este suceso, Rocasolano afirma que: “Si me había elegido a mí para limpiar el rastro era porque no tenían a nadie más”.

Además de éste y otros asuntos, el perfil que el abogado describe sobre Letizia resulta devastador. David habla de una mujer a la que denomina “la rubia implacable”, una figura autoritaria, controladora, recelosa, paranoica, irascible y maniática; temerosa de que sus familiares la dejaran mal ante la familia real, que “controlaba férreamente la situación con admoniciones constantes y rigurosa supervisión, sobre todo, de los atuendos femeninos”, y les increpaba si se salían de lo que marcaba.

El escritor habla de una transformación radical de la figura de su prima, patente en evoluciones como la de su conversión desde un ateísmo militante hasta el punto de haber presumido de ir todos los domingos a misa de doce; e incluso que habría defendido en presencia de su marido y amigos que nunca abortaría: “Yo creo que un ser, cualquier ser que te mande Dios, debe ser respetado”, dijo.

El revuelo suscitado con este libro es sólo un capítulo más en las que han surgido de la relación de la familia de Letizia Ortiz con la Casa Real española. Entre ellos, Menchu Álvarez del Valle, abuela paterna de Letizia Ortiz, su padre, Jesús Ortiz, y su también polémica tía Henar (la misma que aseguró que su sobrina nunca llegará a ser princesa), fueron acusados de un delito de insolvencia punible por alzamiento de bienes hace algún tiempo. Además, su hermana Telma Ortiz perdió la demanda que interpuso contra 57 medios de comunicación.




Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta